4eso roma01p


Nuestro viaje a Roma no empezó un 7 de Marzo de meses atrás, no, más bien y creo que todos los que hemos seguido el mismo recorrido estamos de acuerdo, todo empieza desde bien pequeños contando en los recreos todas las experiencias que te quedan por vivir con tus compañeros que año tras año se suman a nuestro álbum de recuerdos…

Sí, creo que sabéis de las que estoy hablando, las típicas que comentas entre risas después de diez años… ‘¿Te acuerdas cuando fulanito…?’. Nosotros tenemos casi llena la colección: granjas escuelas, nieve, incontables excursiones...

De todas formas Roma siempre la esperas de una forma especial, cierras una etapa y con ella compañeros tuyos cogen caminos diferentes, nos vamos haciendo mayores y tomar decisiones nos va pisando los talones.

Bueno, a lo que iba, el viaje duró cinco maravillosos días sin colegio… Cinco días. Salimos el 7 de Marzo de madrugada, el avión despegaba bien prontito destino Roma, se inició así nuestra pequeña aventura. Aterrizamos enteros, perfectos para aprovechar nuestro primer día, empezamos fuerte con el Coliseo y poco a poco fuimos entrando en calor de manera que te ibas dando cuenta de lo lejos que estabas de casa, las largas clases de historia cobraban vida. Para reponer fuerzas una pizza, un plato de pasta y un buen helado, ninguno fallamos. El tiempo no se portó demasiado bien pero nada que pudiese frenar nuestra visita al Vaticano, al Castillo de Sant'Angelo o al Panteón entre otros…

Exprimíamos los días al máximo, llegábamos al hotel muertos, no literalmente, tranquilos papás. De todas formas mágicamente allí se nos quitaba el sueño y alguno que otro tuvimos que salir al pasillo para pensarnos mejor eso de dormir un poco…

A parte de Roma tuvimos la oportunidad de visitar una de las muchas catatumbas que la rodean, un cementerio, ruinas de la casa de verano de un antiguo emperador romano… Es muy interesante descubrir y ver con tus propios ojos, aunque no te lo acabes de creer, cómo vivían nuestros antepasados y qué fueron capaces de hacer con sus propias manos e ingenio, desde luego increíbles obras de arte. La última noche finalizamos con la preciosa Fontana di Trevi que debido al tiempo se hizo de rogar, allí algunos lanzamos la moneda deseando que la travesía en barco no fuese muy movidita.

Despedimos el viaje flotando por las aguas del mediterráneo, con fiesta incluida. Cuando queremos sacamos fuerzas de donde no hay. Con Barcelona-Valencia dijimos adiós, tachábamos en nuestra lista nuestro querido y ansiado viaje. Todos juntos nos trajimos a casa un trocito de Roma.

Claudia de la Orden

 


BOLETÍN SPP

Recibe el boletín de noticias del Colegio SUSCRÍBETE:

Contacta

ENVIA TU CV

Si deseas TRABAJAR CON NOSOTROS rellena el siguiente Formulario

SUGERENCIAS

Tu opinión nos interesa
Formulario

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pinchando en "Más información".